Solicitamos su permiso para aceptar el uso de cookies. OK | Más información

De ocio por Castilla y León Destacado

Valora este artículo
(2 votos)

Castilla y León, además de las actividades culturales, de naturaleza, de multiaventura, etc., ofrece otras posibilidades de ocio menos conocidas. Hablamos, por ejemplo, del termalismo, de las fiestas populares y de la gastronomía (esta última menos desconocida).

Los balnearios de Castilla y León

Los Balnearios de Castilla y León son unos grandes desconocidos. Castilla y León cuenta con 7 balnearios de extraordinaria calidad, que incluyen una variada oferta de terapias, ungüentos, masajes y avanzadas técnicas y tratamientos para que salgas totalmente relajado y sintiéndote como nuevo.

Es cierto que en muchos alojamientos nos ofrecen SPA pero, qué diferencia hay ?

La diferencia fundamental entre un balneario y un spa es el origen del agua empleada para las diferentes terapias y tratamientos. En los balnearios hay agua minero-medicinal, declarada de utilidad pública, mientras que en los centros de talasoterapia se emplea agua del mar y en los spas, agua corriente.

Balneario de Retortillo, Salamanca

El uso de las aguas termales se remonta a la época romana. El balneario cuenta con modernas instalaciones balneoterápicas y hoteleras.
El manantial emerge a una temperatura constante de 48º C, arrastrando, en su ascensión, componentes gaseosos y minerales.

Balneario de Ledesma, Salamanca

Ledesma es famosa desde la época romana por sus aguas termales, que manan desde una lejana y misteriosa canalización subterránea, (aún no se conoce bien su origen) para surgir a la superficie, a una temperatura de 48ºC.

Balneario de Las Salinas en Medina del Campo, Valladolid

Este balneario aprovecha las aguas que, por filtración desde el sistema central, llegan al páramo de Medina del Campo. Se poseen registros de las propiedades medicinales desde el siglo XVII.

En la galería de baños hay 48 cuartos de baño de mármol de 1ª y 2ª clase y otros 8 cuartos de baño con instalaciones de lujo, para los más exigentes (con vestuario o tocador, lavabo, water-closet, cama de reposo y cama de masaje, además una pila de mármol mayólico).

Balneario de El Burgo de Osma, Soria

Este balneario ocupa el antiguo edificio de la Universidad de Santa Catalina, fundado en el siglo XVI.

Balneario de Olmedo, Valladolid

Las aguas mineromedicinales de este balneario emanan del manantial de Sancti Spiritus, utilizado para numerosos tratamientos y la producción de un linea de cosmética termal.

Balneario de Corconte, Burgos

El Hotel-Balneario de Corconte en Burgos posee una amplia tradición termal. Está reconocido por sus aguas beneficiosas para los tratamientos de riñón y afecciones epidérmicas.

Balneario de Caldas de Luna, León

El Balneario de Caldas de Luna se encuentra situado en plena montaña Astur-Leonesa, al pie mismo del río Luna, en un entorno natural de gran belleza paisajística, idóneo para relajarse disfrutando de sus tratamientos.

Además de unas modernas y cómodas instalaciones, ofrece una amplia variedad de actividades de turismo activo y una espléndida gastronomía.

Fiestas Populares de Castilla y León

Castilla y León es tan extensa que sería interminable hablar de todas las fiestas populares. Puedes consultar la Agenda y Viaje a Castilla y León.
No obstante, aquí tienes unas imprescindibles:

Vinuesa (Soria).

Las fiestas de Vinuesa se celebran desde el día 14 al 18 de agosto, en honor a Nuestra Señora del Pino y San Roque, con una actividad que recibe el nombre de “Pingada del Mayo”, además de la ofrenda de la vela, que tiene lugar el primero de los días, cuando cae el sol.

Peñafiel (Valladolid).

En agosto, el Chúndara, una procesión que realizan los residentes del pueblo al ritmo del pasodoble “La Entrada” de Esquembre y la música, están presentes cada día, para rendir homenaje a las Fiestas de Nuestra Señora y San Roque.

Piedralaves (Ávila).

Piedralaves inicia, el 16 de agosto, las celebraciones de San Roque. Durante la semana que duran los festejos, la alegría y las charangas acompañan al carnaval, en un vistoso desfile amenizado por bailes y música.

Benavides de Órbigo (León).

El pueblo se ha labrado su fama en la provincia gracias al famoso “Mercado de los Jueves” que se celebra en la localidad desde hace más de 700 años.
Del 13 al 16 de septiembre, las calles de Benavides explotan de colorido, risas y alegría en la celebración de las fiestas del Cristo, en honor al Bendito Cristo.

Toro (Zamora).

En Toro, se conmemoran, a finales de agosto, las Ferias y Fiestas de San Agustín, desde la época de Alfonso XI, ya que vivió su infancia en el pueblo.

Cisneros (Palencia).

Cisneros disfruta de sus fiestas patronales entre los días 7 y 9 de septiembre. La protagonista de las festividades es la Virgen del Castillo, que recibe el homenaje de los vecinos del pueblo al son de una dulzaina.

El día grande de la fiesta, una figura local llamada “el chiborra” dedica unos versos especiales a la Virgen y los danzantes bailarán al compás de las castañuelas.

Briviesca (Burgos).

Briviesca se engalana, a finales de agosto, para disfrutar de uno días de alegría y de descanso que le dan sus celebraciones patronales.

Peñaranda (Salamanca).

Si hay un aspecto fundamental en las fiestas de Peñaranda, ésa es su oferta musical. El 23 de agosto arrancan las celebraciones y cuenta con una serie de conciertos. El pueblo, además, ofrece, en distintas carpas, degustaciones de los alimentos típicos de la zona.

Gastronomía de Castilla y León

Los asados

Son los platos principales de la cocina regional, pero no son los únicos.
En Castilla y León, se prepara con tanto esmero la carne de cordero, de liebre, de conejo, de perdiz o de cerdo, como unas migas, unas truchas o unos escabeches.

Dulces

Este mismo esmero se demuestra también en los dulces que, en ocasiones, son tradicionales elaboraciones de los antiguos monasterios y conventos: lazos de San Guillermo, yemas de Santa Teresa, toscas de la Virgen, bizcochos de San Lorenzo, virutas de San José, etc.

Platos calientes

Las sopas (ligeras, densas y sustanciosas), como la sopa de ajo (que mejora cuando se le escalfa un huevo), la sopa de trucha (típica de las tierras del Órbigo de León) o la sopa zamorana (que añade a la tradicional de ajo, tomates maduros y guindillas picantes), son un excelente medio para combatir el frío.

En ningún sitio de España se produce tal cantidad y variedad de legumbres: alubias blancas, pintas, rojas y negras, garbanzos castellanos y pedrosillanos, lentejas variadas. Con ellas, se hacen excelentes platos, generalmente enriquecidos con carne de aves y productos de matanza.

Merece destacarse el cocido Maragato, tanto por su particularidad de alterar el orden de los platos como por la composición y el cuidado con que se elabora.
Las truchas de León y Zamora tienen fama de ser las mejores de España.

Embutidos y jamones

El botillo se compone de espinazo, costillar y rabo de cerdo y abundante carne; se embute en el estómago del cerdo y se consume cocido y con patatas.
Chorizo picante y cecina son los entrantes que le preceden.

Los embutidos y el jamón de Guijuelo y Ledrada (en Salamanca), la morcilla de Burgos, el farinato de Ciudad Rodrigo (Salamanca), las salchichas de Zaratán (Valladolid) y los chorizos de Villarcayo (Burgos) y Cantimpalos (Segovia) son una muestra de la diversidad de productos del cerdo.

Los pichones, rellenos de boletus, asados solos o con vino tinto, alternan con las perdices que, a la segoviana, resultan excelentes, con las codornices albardadas.

Empanadas de influencia gallega en El Bierzo, hornazos recios en Ávila, Segovia y Salamanca, son comida de raíces camperas.

Vinos

Los vinos castellano-leoneses adscritos a Denominación de Origen son los Cigales, Bierzo, Ribera del Duero, Rueda y Toro.

Platos de debes probar: Lechazo asado, Cocido maragato, Arroz a la zamorana, Cochinillo asado, Limón serrano, Gallina en pepitoria, Sopas de ajo, Hornazo, Morcilla de Burgos, Patatas a la importancia, Espárragos de Tudela de Duero (Valladolid), Mantecados de Portillo, Cecina…

   

 

  

Suscríbete al boletín

Comentarios